mobiliario mentha manizales

La cocina, un poco de historia.

Agosto de 2017

Dominar el fuego, tal vez, es el punto de inflexión en la evolución del ser humano y trajo consigo la posibilidad de cocer los alimentos; a su vez con esto, cambios en la dieta, en el metabolismo y en el comportamiento de la sociedad misma. Espacialmente desde aquellos tiempos, se comienzan a diferenciar los puntos de preparación de alimentos: cocción (fuego), preparación (agua) y trabajo (tierra) y han estado así hasta el presente.
Lo que ha evolucionado y revolucionado la cocina, es el espacio en sí y los procesos para facilitar las labores de alimentar a las familias. Repasando rápidamente nuestra cultura occidental podemos hablar, en principio, de las viviendas con las primeras divisiones espaciales donde la cocina fue protagonista pues allí se coordinaban todas las actividades diarias y dependiendo del clima, variaba su ubicación, estando en un extremo en los climas cálidos, o en el centro de la vivienda, en climas fríos. Posteriormente, las cocinas se fueron desplazando a los extremos de las viviendas, independientemente del clima, pues en la medida que avanzaban las artes culinarias, los olores y humos, producto del uso de carbón vegetal, fueron invadiendo las áreas de mayor privacidad, generando con esto conflictos de sanidad y salubridad. Para brindar calidez a los espacios de climas fríos aparecen las chimeneas, pero eso sería tema de otro blog.
Ya en el siglo XX y gracias a los procesos técnicos, como el uso del gas o la fabricación de refrigeradores, la cocina se ha ido integrando nuevamente al resto de la casa. Surgiendo con esto, desde la arquitectura, una necesidad de resolver, estética y funcionalmente el lugar y la conectividad con los espacios adyacentes. Comúnmente hablamos del mal llamado, ¨tipo americano¨, cocinas modulares de rápida fabricación e instalación, dada la industrialización del arte, con espacios abiertos que dejan atrás la historia de la servidumbre y el aislamiento de las preparaciones.
Hoy día nos reencontramos con los orígenes, una cocina como centro de reunión, de vida familiar y social en donde se desarrollan todo tipo de actividades inherentes o no a la esencia de preparar alimentos; allí pasamos gran parte del tiempo que estamos en casa, nos conectamos con el mundo exterior y compartimos con propios y extraños.
Seguiremos construyendo esta historia, ahora que las diferencias socioculturales son más marcadas, no podemos hablar de un espacio único o de una solución estándar, pues las familias son tan diversas como las líneas de pensamiento; por eso las respuestas deben aportar a cada una de las necesidades específicas.
Desde Mentha® queremos aportar a la evolución de este espacio, como una empresa que brinda un alto contenido de diseño, cuidado en cada detalle y resolviendo los problemas específicos de cada usuario; apoyándonos en un amplio portafolio de herrajes, accesorios, electrodomésticos y mesones para cada gusto.